En la actualidad, la tecnología ha cambiado la forma en que las empresas operan y manejan su información. A medida que las empresas se vuelven más dependientes de la tecnología, se enfrentan a una serie de riesgos de ciberseguridad que pueden afectar datos sensibles, su reputación, la confianza de sus clientes y sus finanzas. 

La ciberseguridad se ha vuelto esencial para las empresas en todo el mundo, y Chile no es la excepción. Por esto, es importante que las empresas del país entiendan los riesgos y amenazas de la ciberseguridad y tomen medidas para proteger sus sistemas y datos.

¿Qué es la ciberseguridad?

La ciberseguridad es el conjunto de prácticas, tecnologías y procesos que protegen los sistemas, dispositivos, redes y datos de una organización contra amenazas cibernéticas. La ciberseguridad es importante para las empresas, porque protege su información y activos más valiosos. 

Si una empresa no tiene una ciberseguridad adecuada, puede enfrentar graves consecuencias como pérdida de datos, interrupción de los servicios, multas y sanciones, al igual que daños a su reputación.

Por otro lado, la ciberseguridad es esencial para la privacidad de los clientes. Las empresas manejan información confidencial como sus nombres, direcciones, números de teléfono y tarjetas de crédito. Si esta información se ve comprometida, puede tener un impacto muy negativo.

¿Qué tipos de activos protege la ciberseguridad?

La ciberseguridad tiene como objetivo proteger los activos digitales de una organización, que pueden incluir una amplia variedad de elementos. A continuación, se comparten algunos de los activos más importantes para el proceso de ciberseguridad:

Información

Uno de los principales activos que la ciberseguridad busca proteger es la información. Esto puede incluir datos confidenciales de clientes, registros financieros, datos de investigación y desarrollo, secretos comerciales, entre otros. La información es uno de los activos más valiosos de una organización, por lo que su pérdida o exposición puede ser muy perjudicial.

Sistemas de información

Los sistemas de información son otro tipo de activo importante para las empresas. Pueden incluir servidores, redes, bases de datos y otros sistemas informáticos para almacenar y procesar información. La protección de estos sistemas es fundamental para garantizar que la información no sea comprometida.

Propiedad intelectual

La propiedad intelectual de una organización como patentes, marcas registradas y derechos de autor, es otro tipo de activo que debe protegerse. La ciberseguridad puede ayudar a proteger estos activos al prevenir el robo o la exposición no autorizada de información confidencial.

Equipos tecnológicos

La ciberseguridad también busca proteger los equipos tecnológicos utilizados por una organización, como computadoras portátiles, teléfonos inteligentes, tablets y otros dispositivos móviles. Estos dispositivos pueden contener información confidencial que debe protegerse contra el robo o la pérdida.

Infraestructura física

Aunque a menudo se pasa por alto, la infraestructura física de una organización también puede ser un activo importante que debe protegerse con ciberseguridad. Esto puede incluir edificios, instalaciones, sistemas de control de acceso y otros elementos que son vitales para la operación de la organización.

¿Cuáles son los 3 objetivos de la ciberseguridad?

Los tres objetivos principales de la ciberseguridad son: Confidencialidad, Integridad y Disponibilidad. A estos tres objetivos se les conoce como Triangulo CIA.

La confidencialidad

La información confidencial incluye datos personales, financieros, contraseñas, propiedad intelectual, secretos comerciales, información estratégica y otros datos que podrían ser utilizados por personas malintencionadas.

La confidencialidad se puede garantizar mediante la implementación de políticas de acceso y de control de acceso, la encriptación de datos, el uso de contraseñas seguras y la capacitación de los empleados para manejar adecuadamente la información.

La integridad 

Es la protección de la información de la empresa contra la modificación no autorizada o el borrado de datos. La integridad se logra mediante la implementación de controles para asegurarse de que los datos no sean modificados o eliminados sin autorización.

La integridad también implica asegurarse de que los datos no sean alterados durante la transmisión o el almacenamiento, lo que se puede lograr mediante la encriptación de los datos y la utilización de software de seguridad.

La disponibilidad 

Esta es la garantía de que los sistemas de la empresa estén siempre disponibles para su uso y que la información esté disponible cuando se necesite. Esto implica la protección de los sistemas y datos de la empresa contra interrupciones no planificadas, como los ataques de denegación de servicio, los fallos de hardware y los desastres naturales. 

La disponibilidad también puede verse afectada por el mal uso de los recursos de la empresa, como el ancho de banda y el espacio de almacenamiento. Esto puede requerir la implementación de políticas de uso responsable y la planificación de capacidad.

¿Cuáles son las 3 fases de la ciberseguridad?

La ciberseguridad en la empresa tiende a enfocar sus esfuerzos en tres grandes fases: Prevención, Detección y Reacción. Estos objetivos no pueden ser alcanzados por sí solos, sino que se deben implementar medidas y procesos específicos para lograrlos. 

Prevención

Esta fase busca evitar que las amenazas ingresen a los sistemas y redes. Las medidas preventivas incluyen la implementación de firewalls, sistemas de detección y prevención de intrusiones, el cifrado de datos y la autenticación de usuarios. 

Además, las empresas deben establecer políticas claras de seguridad de la información, capacitar a los empleados sobre prácticas seguras y mantener actualizado el software y los sistemas.

Detección

Identificar las amenazas y actividades sospechosas que pueden estar ocurriendo en los sistemas y redes. Las medidas de detección incluyen la monitorización del tráfico de red, la auditoría de registros y el análisis de patrones de actividad.

También es importante contar con sistemas de alerta temprana, que permitan a los equipos de seguridad responder rápidamente a las amenazas.

Reacción

Responder a las amenazas de manera rápida y efectiva para minimizar el daño potencial. Las medidas de reacción incluyen la implementación de planes de respuesta a incidentes, la identificación y aislamiento de sistemas comprometidos, la eliminación de malware y la recuperación de datos.

Asimismo, es importante que las empresas notifiquen a las autoridades pertinentes y a los clientes afectados si se produce una violación de datos.

¿Cuáles son los elementos de la ciberseguridad?

La ciberseguridad implica una serie de elementos y medidas que buscan proteger los sistemas informáticos y los datos que se manejan. A continuación, se describen algunos de los elementos clave de la ciberseguridad:

Software de seguridad

Se refiere a los programas que se utilizan para proteger los sistemas y datos de posibles amenazas como antivirus, firewalls, software de detección de intrusiones, entre otros.

Criptografía

Es el conjunto de técnicas que se utilizan para cifrar la información y garantizar su confidencialidad e integridad. Los algoritmos de cifrado se aplican a la información para que sólo puedan ser descifrados por aquellos que tengan la clave.

Autenticación y autorización

La autenticación es el proceso mediante el cual se verifica la identidad de un usuario para permitirle el acceso a un sistema o recurso. La autorización se refiere a los permisos y niveles de acceso que se otorgan a los usuarios autenticados.

Monitoreo y análisis de seguridad

Es el proceso de monitorear y analizar los sistemas en busca de posibles amenazas y vulnerabilidades. Esto se hace mediante la revisión de logs, la detección de patrones de comportamiento anormales, entre otros.

Políticas de seguridad

Son las reglas y prácticas que se establecen para garantizar la seguridad de los sistemas y datos. Estas políticas pueden incluir la implementación de contraseñas fuertes, la actualización periódica del software de seguridad y la limitación de permisos de acceso.

Planes de contingencia y recuperación de desastres

Son los planes que se elaboran para responder a incidentes de seguridad, como ataques cibernéticos, desastres naturales, entre otros. Estos planes incluyen medidas para la mitigación de daños, la recuperación de sistemas y datos, y la continuidad del negocio.

Capacitación y concientización de los usuarios

La educación de los usuarios es un elemento clave de la ciberseguridad, ya que muchos incidentes de seguridad se deben a errores humanos. La capacitación y concientización de los usuarios sobre las prácticas seguras de uso de los sistemas y datos pueden reducir significativamente el riesgo de incidentes.

Amenazas comunes a la ciberseguridad y cómo protegerse frente a ellas

Estas amenazas pueden ser causadas por errores humanos, descuidos, o por la sofisticación de los ataques cibernéticos. Algunas de las amenazas más comunes a la ciberseguridad incluyen:

Malware

El malware es un software malicioso que se utiliza para dañar sistemas informáticos o para robar información confidencial. Los ataques de malware pueden realizarse a través de correos electrónicos, sitios web maliciosos, descargas de software y dispositivos USB infectados.

Para protegerse contra el malware, las empresas deben asegurarse de tener software antivirus y de seguridad en sus sistemas informáticos. También es importante educar a los empleados sobre cómo detectar y evitar correos electrónicos y descargas sospechosas.

Phishing

El phishing es una técnica de ingeniería social que se utiliza para engañar a los usuarios y hacer que proporcionen información confidencial. Los ataques de phishing pueden ser iniciados a través de correos electrónicos, sitios web falsos y mensajes de texto.

Para protegerse contra el phishing, las empresas deben educar a los empleados sobre cómo detectar correos electrónicos y sitios web falsos. También es importante implementar medidas de seguridad, como autenticación de dos factores, para proteger la información confidencial.

Ataques de denegación de servicio (DDoS)

Los ataques de denegación de servicio se utilizan para inundar un sistema con tráfico, lo que hace que el sistema se vuelva inaccesible. Estos ataques pueden ser iniciados por hackers malintencionados o por competidores que buscan dañar el negocio de una empresa.

Para protegerse contra los ataques de denegación de servicio, las empresas pueden utilizar servicios de seguridad en línea que pueden ayudar a mitigar el impacto de estos ataques. También es importante tener un plan de contingencia para manejar el impacto de los ataques.

Las mejores prácticas para integrar la ciberseguridad en las empresas

La ciberseguridad en la empresa es una preocupación cada vez mayor, y es esencial tener una estrategia sólida para proteger los datos de la organización. Entre las mejores prácticas se encuentran:

Evaluar los riesgos

Es importante que las empresas comprendan los riesgos a los que están expuestos y realicen una evaluación de riesgos regular. Esto implica analizar las vulnerabilidades en los sistemas de la empresa y determinar los riesgos asociados con el almacenamiento y la transmisión de datos.

Implementar medidas de seguridad física

Las empresas deben asegurarse de que los equipos y los dispositivos estén protegidos físicamente de robos o daños. Esto puede implicar la instalación de cámaras de seguridad, el control de acceso a las áreas de la empresa donde se almacenan los equipos y la realización de copias de seguridad regulares de los datos.

Establecer políticas de seguridad sólidas

Las empresas deben tener políticas claras de seguridad en su lugar para establecer un marco de referencia para la protección de los datos. Estas políticas deben incluir la gestión de contraseñas, el acceso a los datos y la seguridad de los dispositivos móviles.

Utilizar software de seguridad

Las empresas deben utilizar software de seguridad para proteger sus sistemas informáticos y dispositivos móviles. Esto incluye el uso de antivirus y programas anti-malware, así como soluciones de firewall.

Una de las principales razones por las que las empresas deben priorizar la ciberseguridad es porque los ciberdelincuentes son cada vez más sofisticados en sus ataques, los cuales pueden venir de cualquier lugar del mundo

¿Qué nos enseña la ciberseguridad?

La ciberseguridad juega un papel importante en la construcción de la confianza del cliente. Los clientes esperan que las empresas protejan su información personal y financiera. Si una empresa no tiene medidas adecuadas de ciberseguridad y sufre una violación de datos, los clientes pueden perder la confianza en la empresa y buscar servicios en otro lugar.

Por esto, las empresas deben considerar la ciberseguridad como una inversión inteligente. Los costos asociados con los ciberataques pueden ser extremadamente altos, desde la pérdida de ingresos hasta el costo de reparar los sistemas dañados y recuperar la información perdida. 

Igualmente, la pérdida de clientes y la reputación de la empresa pueden ser difíciles de recuperar. Por lo tanto, invertir en medidas de ciberseguridad adecuadas puede ahorrar a las empresas una cantidad significativa de tiempo y dinero en el futuro.

¿Cómo es la ciberseguridad en Chile?

En la actualidad, el proyecto de Ley Marco sobre Ciberseguridad e Infraestructura Crítica de la Información, el cual ingresó el martes 15 de marzo de 2022, se encuentra en estado de Segundo trámite constitucional

Este texto integra más de treinta normativas estratégicas discutidas en el país en relación a la seguridad nacional. En términos generales, busca establecer la estrategia de protección que se debe implementar para la infraestructura crítica de la información, así como también para la respuesta que se debe dar ante posibles incidentes.

De acuerdo a Diario Constitucional, el proyecto de ley “tiene como propósito establecer la institucionalidad necesaria para robustecer la ciberseguridad, ampliar y fortalecer el trabajo preventivo, la formación de una cultura pública en materia de seguridad digital, enfrentar las contingencias en el sector público y privado, y resguardar la seguridad de las personas en el ciberespacio”.

Con este marco legal, el país espera establecer las bases para resguardar la ciberseguridad del Estado, proteger la Seguridad Nacional y “mejorar las instancias de comunicación, coordinación y colaboración entre diversas instituciones, organizaciones y empresas, tanto del sector público como privado, nacionales e internacionales”.